¿Qué hacemos con las sobras?



  Ante la pregunta de que hacer con la comida que nos sobra  las respuestas más habituales serían:

A) tirarla y B) comerla al día siguiente.  Tal como están las cosas, la opción A ya no es válida y la B puede ser aburrida así que¿ por que no optar por una tercera? Si echamos un vistazo al recetario tradicional veremos que está lleno de recetas de aprovechamiento-

   He aquí algunas propuestas para “reconvertir” la comida que nos ha sobrado.  Empecemos por el PAN   Durante muchísimos años era un alimento básico de nuestra dieta, quizás por eso existen tantísimas recetas para aprovechar el pan duro.

   La más sencilla   es hacer pan rallado.  Tan solo hay que tostar el pan en el horno (de esa forma se conservará mejor) y luego molerlo.  Si cuando lo vayáis a moler añadís uno o dos dientes de ajo y perejil, obtendréis lo que llaman “provenzal” y que sirve como aderezo para carnes, patatas o incluso platos de pasta. 

    También podemos  aprovechar el pan duro para hacer los crotones o “curruscos” en lugar de comprarlo. Partimos el  pan en cuadraditos del tamaño que queramos, lo freímos en aceite bien caliente y luego lo dejamos escurrir para quitarle el aceite.


    Las torrijas o los picatostes son  recetas tradicionales para aprovechar el pan duro. O, si queremos un toque más internacional,  podemos preparar unas tostadas francesas. 

  El PESCADO FRITO cuando  está recién hecho está buenísimo pero una vez frio … ya no resulta tan apetecible. No siempre resulta fácil calcular la cantidad exacta que se va a comer y puede suceder que nos encontremos con que han sobrado hombrinos (bocartes), sardinas o bacaladas ..

  ¿Qué tal si hacemos una tortilla? Picamos cebolla y la pochamos en la sartén; cuando está , le añadimos el pescado que habremos desmenuzado (y quitado las espinas), salpimentamos y dejamos que se mezclen durante uno o dos minutos. A continuación, batimos unos huevos (dependerá del tamaño de la tortilla que queramos), añadimos la mezcla y cuajamos en la sartén.    En el caso de la merluza otra buena opción es prepara una salsa rubia y “guisarla” en ella. 

  Una forma de aprovechar el ARROZ BLANCO que nos ha sobrado de una comida es utilizarlo como guarnición.  Salteado con pasas y piñones será la guarnición perfecta para un plato de carne e incluso para algún pescado como por ejemplo el bonito.  

  A veces, al preparar ensalada no necesitamos utilizar todas las PATATAS COCIDAS (siempre es mejor cocerlas con piel Una buena forma de aprovecharlas es, una vez peladas, partirlas en rodajas gruesas y saltearlas en la sartén con un poco de aceite o mantequilla (al modo francés). Luego, salpimentas un poco y les añades alguna hierba –perejil, menta, tomillo, ….- y  una estupendas patatas de guarnición con muchas menos calorías que las fritas.

 ¿Habéis preparado POLLO (o pavo) al horno y os ha sobrado? Son muchas las posibilidades que tenemos para aprovecharlo. Desde preparar un arroz con pollo hasta unas fajitas (una magnífica cena) o una ensalada  -podéis ponerle además algo de fruta –el mango o la naranja o la piña van muy bien con el pollo.

  En invierno suelo preparar CALDO con mucha frecuencia –cuando hace frío no hay nada como un caldín para entonar el cuerpo y empezar la cena. Pero además, con el puerro y la zanahoria  que utilizamos para prepararlo y algo del caldo ya elaborado, podemos conseguir un estupendo puré que nos servirá como primer plato de una comida  o como cena.  Añadidle un chorro de aceite crudo y , si os apetece, algunos curruscos ( o también algunos berberechos o mejillones)

 ¿Qué pasa con la carne que añadimos al caldo para darle substancia? Pues sin ir más lejos, podemos preparar una empanada de carne

  Estas son solo algunas formas de aprovechar la comida que nos sobra y hacer con ella un nuevo plato, pero seguro que  se os ocurren muchas más.

Comentarios

  1. Nunca se me había ocurrido lo del pan, porque a veces sobra mucho y yo siempre lo tiro.
    En mi casa, en invierno, siempre preparo para cenar un puré o una sopa hecha con el caldo que me ha sobrado del puré, para que mis hijos tomen algo de verdura y lo que sea después.
    También aprovecho el arroz o la pasta sobrante para hacer ensaladas. Y a veces, con el pollo y la carne hago pimientos rellenos.
    Pero con tu entrada, me has dado unas cuantas ideas más, así que gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Cova, como me presta recibir comentarios en este blog :)

    Una solución si no quieres tirar tanto pan, es congelarlo. Lo de las ensaladas también lo hago yo, pero más en verano. Y lo de los pimientos rellenos es una buena idea, o también hacer canelones

    Me alegro de que la entrada te haya dado ideas :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario